Ventajas del autogas frente a los vehículos eléctricos de batería

386
Opel Corsa GLP - posterior

Son varios los artículos que hemos dedicado en AutoGasNews para hablar de las diferentes ventajas del autogas frente a otros combustibles tradicionales como el diésel. Sin embargo, nunca antes habíamos puesto frente a frente a los vehículos propulsados por GLP con los denominados eléctricos puros de batería. ¿Cuáles son mejor? Son varios los analistas que han señalado al autogas como el presente y futuro de la movilidad sostenible. Sin embargo, hay quienes ponen toda la carne en el asador en la denominada transición hacia lo eléctrico.

Las ventajas del autogas son evidentes, un combustible alternativo muy económico, con muy bajos niveles de emisiones y grandes beneficios para el conductor como la posibilidad de doblar la autonomía de nuestro vehículo, reducir los niveles de ruidos/vibraciones y otras muchas cuestiones. Pero, ¿cuáles son las ventajas del autogas frente a los vehículos eléctricos de batería? Son varias y muy importantes.

Si estás pensando en adquirir un vehículo más eficiente con el que evitar las restricciones al tráfico en los periodos de alta contaminación de las grandes ciudades, te recomendamos que, como mínimo, barajes como opción la compra de un coche adaptado para el uso de autogas/GLP (Gas Licuado de Petróleo). Pasemos a detallar las principales ventajas del autogas frente a los vehículos 100% eléctricos.

Opel Astra Sedán GLP - posterior

  • Mayor autonomía. En la actualidad los coches eléctricos de mayor autonomía pueden abarcar unos 400 kilómetros en condiciones reales. Por el contrario, los vehículos de autogas disponen de dos depósitos, uno para gasolina y otro para el GLP, por lo que cuenta con el doble de autonomía en comparación con un vehículo convencional. Algunos coches a GLP pueden recorrer hasta 1.500 kilómetros haciendo uso de sus dos depósitos. Recordemos que no se puede circular haciendo uso al mismo tiempo el autogas y la gasolina.
  • Accesibilidad. Aunque algunos vehículos eléctricos como el Renault Zoe o el Nissan Leaf se acercan a lo que podríamos definir como un coche accesible a la gran mayoría de economías españolas, la verdad es que siguen siendo muy caros. Si no fuese por las distintas ayudas que hay en vigor como el Plan MOVEA 2017, serían casi prohibitivos para el «común de los mortales». Algo que no ocurre con los coches a GLP. Los hay para todos los precios y gustos. Vehículos tan económicos como el Dacia Sandero o el Fiat Punto disponen en su gama de versiones de autogas.
  • Lo mejor de dos mundos. Es evidente, un coche eléctrico de batería solo puede funcionar haciendo uso de electricidad, por el contrario, un vehículo de GLP nos permite “volver” a hacer uso exclusivo de la gasolina siempre que lo deseemos.