Subaru XV 2.0 Bi-Fuel: un SUV compacto propulsado por autogas

639
Subaru XV 2.0 Bi-Fuel

Eficaz, potente y muy capaz. Así es el Subaru XV 2.0 Bi-Fuel. El popular SUV de segmento C del fabricante japonés puede ser encontrado en el mercado; con una versión bi-fuel adaptada para circular haciendo uso de gasolina o de autogas. Entre los distintos SUV a GLP que podemos adquirir; sin lugar a dudas el modelo de Subaru es uno de los más reconocidos y populares por diferentes cuestiones.

El Subaru XV 2.0 Bi-Fuel llama rápidamente nuestra atención no solo por sus prestaciones; sino por las posibilidades que ofrece el poder circular haciendo uso de autogas. Por otra parte, el equipamiento de serie es de lo más completo que podemos encontrar en el mercado con respecto a otros C-SUV de autogas.

Subaru XV 2.0 Bi-Fuel

Equipamiento del Subaru XV 2.0 GLP

Entre su dotación, destacan elementos como el climatizador bizona, conexión USB/iPod/Aux; cristales tintados, volante y pomo de cambio forrado en cuero, conexión Bluetooth; cámara de visión posterior, control de velocidad de crucero, faros de xenón, navegador; ordenador de a bordo, espejos retrovisores exteriores eléctricos, sensores de lluvia y luz; faros antiniebla delanteros, múltiples airbags (frontales, laterales, de rodilla y cortina); ABS, EBD y sensor de presión de los neumáticos.

Motor

Bajo el capó del Subaru XV 2.0 Bi-Fuel encontramos un motor de 2.0 litros bóxer con cuatro cilindros; que arroja una potencia de 150 CV y 196 Nm de par máximo asociado a una caja de cambios automática CVT de seis velocidades; y un sistema de tracción total permanente con reparto variable de par. Puede alcanzar los 187 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 10,7 segundos.

Subaru XV 2.0 Bi-Fuel

Las características técnicas del Subaru XV 2.0 Bi-Fuel
Motor 2.0 bóxer de cuatro cilindros
Potencia 150 CV
Par máximo 196 Nm
Tracción Total permanente con reparto variable de par
Transmisión Automática CVT de seis velocidades
Aceleración 0-100 km/h 10,7 seg
Velocidad máxima 187 km/h
Consumo medio (Gasolina) 6,6 litros a los 100 kilómetros
Consumo medio (GLP) 8,6 litros a los 100 kilómetros
Emisiones de CO2 (Gasolina) 153 g/km
Emisiones de CO2 (GLP) 135 g/km
Autonomía (Gasolina) 909 kilómetros
Autonomía (GLP) 465 kilómetros