Por qué merece la pena el GLP frente a otras opciones de movilidad sostenible

427
Opel Crossland X GLP 2017

En Autogas News recordamos diariamente todos los beneficios para el medio ambiente y sociedad, así como las ventajas del GLP frente a los combustibles tradicionales (gasolina y diésel). Es innegable que el autogas es la solución de movilidad sostenible idónea para el presente y los años venideros. Pero, por qué merece la pena el GLP (Gas Licuado de Petróleo). Hay varios puntos clave que indudablemente señalan a este combustible alternativo como la opción ideal.

En primer lugar tenemos el factor precio a la hora de comprar un coche GLP. Mientras que los híbridos o eléctricos tienen un coste prohibitivo para la mayor parte de la población, los vehículos con motor adaptado para el uso de autogas (así como gasolina) tienen un precio muy similar al de su homólogo de mecánica convencional. Por lo tanto, los coches propulsados por gas licuado de petróleo sí son accesibles.

Comprar un Dacia Duster GLP

Otro aspecto fundamental para hablar de por qué merece la pena el GLP frente a otras opciones de movilidad sostenible es que existe en España una completa infraestructura en la que poder repostar este combustible. A día de hoy encontramos cerca de 600 puntos de repostaje de autogas repartidos por toda la geografía española. Una cifra que no hace más que aumentar gracias al apoyo que recibe este combustible de compañías de la talla de Repsol, Galp o DISA. Esta situación hace que sea posible recorrer de punta a punta la península ibérica haciendo uso exclusivamente del depósito de autogas.

Tampoco podemos olvidarnos del ahorro en el gasto de combustible. El GLP de automoción, llamado popularmente autogas, es muchísimo más barato que la gasolina o diésel. Por lo tanto, anualmente podremos ahorrarnos una buena cantidad de dinero en el gasto de combustible. Si aglutinamos todos estos condicionantes, nos encontramos con